Mar de las Pampas: estadía en el universo slow