Lanita Colorada con sello propio: restauración de muebles y generadores de experiencias

Son pareja. Desde hace 28 años que están juntos. Ella estudió abogacía y él marketing. Tienen dos hijos adolescentes y comparten un proyecto que los hace muy felices: el taller de restauración de muebles y objetos. Ivana Barcelona y Mariano Natale son los hacedores de Lanita Colorada, quienes desde hace 12 años se ocupan de extender la vida de ese mobiliario que nos gusta tanto, y que nos ha vinculado con nuestros afectos.

La dupla recibe muebles, los reacondiciona, además de dictar talleres a un público con ganas de aprender a reciclar. Más allá de disfrutar de este oficio, ‘los Lanita’ están en permanente búsqueda de generar experiencias. Ayer visitamos la tienda – taller que tienen en Tolosa. Entre géneros, pinceles, pinturas y muebles restaurados Ivi y Nano nos cuentan sobre sus inicios, el día a día en el taller y sobre el vínculo que generaron con lo artístico.

– ¿Cómo nació Lanita Colorada?

Nano – Nació hace más de 10 años de la mano de un amigo (Santiago Palma). Él volvía a la ciudad luego de haber estado cocinando en Europa y quería montar un restaurante a puerta cerrada. Necesitaba mobiliario y como nosotros habíamos empezado a hacer algunas cositas como hobby, le dimos una mano. Llevamos algunas cosas que teníamos, mesas sillas, alguna mesa de luz para decorar el baño y algunos objetos. Cada uno de ellos tenía como distintivo una ‘lanita colorada’ para identificar que eran nuestros; y así surgió el nombre.

– Ustedes tienen una profesión, ¿Cómo adoptaron el oficio?

Ivi – Para despejarme un poco de la abogacía, empecé a hacer unos talleres en Capital de restauración de madera con mobiliario y objetos. Hice una mesa ratona y luego me animé a hacer cosas para mi casa.

Nano – Y ahí me enganché yo. Laburaba en Capital en el sector de marketing de una empresa y cuando me quebré una pierna (estuve 20 días en casa), empecé a ayudar a Iva con sus restauraciones y me convertí en autodidacta. Luego nos fuimos metiendo tapicería, pero todo muy de a poquito.

– Y se fue convirtiendo en un proyecto comercial…

Ivi – Al principio dejábamos objetos restaurados a consignación en diferentes espacios. De esta manera la marca se daba a conocer; y  en paralelo comenzábamos a enfocarnos en el servicio. Mas tarde dejamos la venta de producto y nos dedicamos al servicio de muebles intervenidos.

Nano – Cuando ví que Lanita venía funcionando, dejé el trabajo en Capital y me dediqué full time a este proyecto.

– ¿Cuál es el espíritu de Lanita?

Ivi – Muchas veces llegan muebles de afecto. La gente quiere mantener ese juego de comedor o ese aparador en su casa y la idea es darle una vuelta de rosca para que se adapte a la decoración de hoy. Aunque por otro lado, también estamos enfocados en revalorizar esa madera o ese juego de muebles que hoy no existe. Así que la idea es aggiornarlos a las tendencias de hoy. Ese es el doble espíritu de este proyecto, por un lado el afecto y por otro lado mantener la calidad de las cosas.

 – ¿Como se dividen las tareas?

Nano – Tenemos un equipo de 12 personas que trabaja con nosotros. Iva está más encargada de la parte de redes, eventos, tiene algunos clientes, y yo manejo lo comercial.

– ¿Ustedes son conscientes que la marca ya es un emblema en la ciudad?

Ivi – Nosotros fuimos muy de a poco. Y en ese andar el boca en boca, que es lento pero a la vez poderoso.

Nano – Empezás con una sillita de un cliente y después terminás haciendo todo el hogar, luego te llama la familia, y así sucesivamente. Seguimos creciendo pero a la vez tratamos de contenernos para que no pierda la esencia de lo artesanal y lo personalizado. Porque la idea siempre fue estar nosotros.

– En los últimos tiempos los vimos generando experiencias y vinculándose con lo artístico (Idear, la vidriera de Charo Perelli, Uvas Lab) ¿Qué encontraron en este ámbito?

Ivi – Desde siempre nos gustó propuestas innovadoras, ya sea teatro, una experiencia sensorial gastronómica… nos gusta que nos sorprendan; y Lanita se fue gestando sin proyecto, se fue armando en el camino, pero siempre pensamos en vincularlo con el arte. Y la celebración de los 10 años de la marca fue motivador en este sentido ya que fueron 10 artistas los que nos acompañaron.

La idea es fusionar el oficio con el arte, que no nos quedemos sólo con Lanita como espacio para el servicio de restauración de muebles y objetos, porque tenemos ganas que esté vinculada con el arte;  quizás no en el día a día, pero estar presente en eventos con una propuesta artística nos encanta. Nos gusta que nos sorprendan. Y buscamos generar ese efecto en el público. Que te acuerdes de Lanita por lo que experimentaste, más allá de cómo que haya quedado ese mueble o ese objeto intervenido.

– El domingo se viene Sobremesa, ¿Qué expectativas tienen?

Ivi – Lo que más quiero es que se lleven una experiencia completa. Va a haber comida, vinito, y nosotros buscaremos que quienes vengan a casa se sientan cómodos y confortables.

Nano – Nos gusta mucho recibir gente a casa, y nos gusta mucho cómo la armamos porque nos representa. Abrir las puertas de nuestro hogar y vivir la experiencia de explorar el paladar será algo hermoso.

En Instagram: @lanitacolorada

Avatar photo

Pinta Magazine

Portal dedicado al ocio con los mejores planes para el tiempo libre. Desde La Plata con la mirada puesta en Buenos Aires y el mundo. Pero además, un espacio para la puesta en valor de proyectos platenses.